Los matemáticos españoles no tienen abuelos

¿De quién eres hijo tú? Nosotros somos hijos de los hijos de los hijos de Miguel Ángel y Leonardo. ¿De quién eres hijo tú?

Esto gritaba en Good Morning Babilonia un artesano italiano cuyo trabajo estaba siendo despreciado en Hollywood.

Póster de 'Good morning Babilonia'.

Hace poco estuve en Leipzig, la ciudad donde nació y estudió Gottfried Leibniz. Allí me contó Johannes Waldmann que los matemáticos alemanes descienden todos de Gauss: si indagan quién fue el profesor del profesor de su profesor, acaban siempre en el gran Gauss. Traslucía al decírmelo el mismo orgullo que el artesano de la película; y la misma sensación de responsabilidad. Ellos son hijos de los hijos de Gauss y Leibniz.

En Madrid, en el Barrio de las Letras, existe aún la casa donde vivió Lope de Vega. Por allí anduvieron también Góngora, Cervantes y Quevedo. Allí se imprimió el primer Quijote.

A unos kilómetros, en Alcalá de Henares, donde nació Cervantes, se puede —se debe— visitar la antigua universidad. Por sus patios pasearon Quevedo y Calderón de la Barca. Por sus paredes trepó Lope para escaparse a sus hembras y a sus pendencias.

Los literatos españoles tienen el orgullo y la responsabilidad de ser hijos de los hijos de Lope y Quevedo. Pero los matemáticos españoles no tienen abuelos. Y tampoco tendrán nietos.

Deja un comentario