Cita (I): matemáticas y locura

Esto escribe Jordan Ellenberg en su libro How Not to Be Wrong:

Mathematics tends to strengthen the mind rather than strain it to its breaking point. If anything, I’ve found that in moments of emotional extremity there is nothing like a math problem to quiet the complaints the rest of the psyche serves up. Math, like meditation, puts you in direct contact with the universe, which is bigger than you, was here before you, and will be here after you. It might drive me crazy not to do it.

Si Ellenberg escribiera en español, habría escrito algo parecido a esto:

Las matemáticas tienden a fortalecer la mente, más que a tensarla hasta su punto de ruptura. He encontrado que en momentos de complicaciones emocionales no hay nada como un problema matemático para acallar las quejas que el resto de nuestra psique nos sirve. Las matemáticas, como la meditación, te ponen en contacto directo con el universo, que es más grande que tú, estaba ahí antes que tú y estará ahí después de ti. Podría volverme loco si no las practicara.

Ante lo bien dicho o bien escrito, hay distintos modos de reaccionar:

  • Qué de acuerdo estoy y qué bien dicho está.

  • Dudo, quizá, necesito tiempo… Pero, qué bien dicho está.

  • Es falso, es estúpido. Pero, qué bien dicho está.

Y si está bien dicho —sea en sus palabras o en su sentido— es conveniente diseminarlo. Y por eso esta cita de hoy y otras que quién sabe si vendrán.

Deja un comentario